Seleccionar página

Contratar un catering para bodas u otro tipo de servicios para un enlace no solo representa un “contrato de servicio”. Es una etapa transcendental que puede llegar a definir el éxito o fracaso de una organización nupcial. Considero que los aspectos son amplios y en ocasiones particulares, así que trataré de presentarles un bosquejo de todo lo que debemos tomar en cuenta.

Contratando un servicio para eventos

En primer lugar, establezcamos relaciones entre los organizadores y los anfitriones, de tal forma que pueda existir un feed-back en cualquier momento pre,durante y post- evento, en donde se acuerde poder establecer cambios en los aspectos que no cubra nuestras expectativas y por supuesto, que resulten superfluas y además, onerosas. Hagamos seguimiento a lo seleccionado previo al evento, para constatar que la organización está cumpliendo con los aspectos que en un principio hayan sido contratados, tales como mantelería, sillas, ambiente, decoración, vajillas, copas, vasos , cubiertos, hieleras, entre otros.

Que tener en cuenta

Resulta necesario revisar el catálogo de eventos anteriores, y de contar con servicio de mesa disponible, confirmar que el personal cubrirá nuestras expectativas en cuanto a indumentaria y servicio de protocolo , esto aplica en el caso, de eventos de áreas cerradas y en donde el número de invitados es considerable. Situaciones en las que la boda tuviese un toque más intimo, bastara prescindir de este servicio y pudiese ser atendido por familiares de los novios o incluso, los invitados pudiesen auto servirse, reduciendo así costos en este aspecto,que se aprovecharían en otros puntos.

El aspecto de la música o el sonido, al igual que el pastel de bodas, deberá ser revisado con cautela, puede existir la posibilidad, de que ciertas organizaciones excluyan este tipo de servicio. Y es imposible olvidar lo significativo que resulta contar con un oportuno, hermoso, delicioso y colosal pastel de bodas. “El motivo del evento” o “el ambiente “ en el que se realice la boda repercutirá en el tipo de comida a servir y su disposición, es oportuno aclarar las porciones o cantidades disponibles para los invitados para evitar el déficit de comida o platos, que de seguro dará motivos, poco gratos, para conversar.

Además debemos sentirnos a gusto como anfitriones con las personas encargadas de la organización, puesto que estaremos en contacto antes, durante y después de la ceremonia.

Estoy segura que me he quedado corta en el incontable número de aspectos a considerar, es por ello que, les sugiero a los anfitriones tomarse el tiempo necesario para sentarse en un escritorio a plasmar en papel cada uno de los detalles y aspectos que crea conveniente considerar para llevar a cabo y discernir, entre los que debería descartar, todo en pro de cubrir sus propias expectativas. ¡Les deseo éxito y felicidad en esta maravillosa y nueva etapa que como pareja iniciarán!