Seleccionar página

La leche como ingrediente en nuestra cocina

Considerando, la frecuencia con que este producto es utilizado para transformarse junto a diversos ingredientes en maravillosos platos y exponer su delicioso y peculiar sabor, presento a ustedes, un artículo versado en este producto integro, resultado de un ordeño higiénico de las hembras del ganado vacuno y que no debe sufrir alteraciones de ningún tipo durante su respectivo proceso de conservación.

Características y propiedades

Es propicio mencionar que en vista de las necesidades de uso y preparación, el hombre ha desarrollado procesos industriales que permite dividir la leche en diversos tipos, según las características deseadas en la misma, es por ello que en el mercado consumidor visualizamos leche entera, semidrescremada, descremada, condensada y en polvo. Respecto a la leche entera podemos estar convencidos de que ésta no ha sufrido alteración alguna en sus componentes, hecho que no ocurre en la otras variantes, por ejemplo en la descremada se ha removido el total de las grasas que lo componen, mientras en la semidescremada, tal como lo indica su nombre, solo se ha removido un porcentaje de ella.

En cuanto a la leche en polvo, ésta es el producto de una evaporación total del agua contenida en la leche, entendiéndose por evaporación, el cambio de fase líquida a gas y finalmente la leche condensada, obtenida mediante procesos de presurización y adicción de azucares que conducen a la condensación de sólidos totales contenidos en la leche. Una de las características propias de la leche es el aroma expelido por la presencia de grasas y el sabor moderadamente dulce de la lactosa, es por ello que la leche descremada suele parecernos ausente de aroma lácteo.

En la leche se encuentra cierto contenido vitamínico, que aunque se encuentre en pequeñas cantidades, gozan de relevancia nutritiva, es medio liposoluble de vitaminas A, D, E y K y medio insoluble de vitamina C y del complejo B , es decir de vitaminas B1, B2, B6, B12 también la conforman, sales y minerales, carbohidratos y proteínas.
Para conservar la leche existen diversos métodos de conservación como la terminación, la pasteurización, la esterilización y la ultra-pasteurización o lo que mejor conocemos, como UHT propio de las leches de larga duración. Espero haber contribuido un poco con nuestro bagaje de saberes relacionados a uno de nuestros ingredientes más comunes, no solo en postres sino en aperitivos y platos fuertes.